10 tips para innovar como una startup

10 tips para innovar como una startup

Si buscas ser único piensa y actúa como una startup

En Innodriven nos encontramos constantemente con empresas que tienen problemas para mejorar su capacidad de innovación y de diferenciación en el mercado. En ocasiones el problema es la aparente falta de recursos, en otras una posible ausencia de cultura de innovación, en otras una clara rigidez en sus estructuras y modelos de gestión. Muchas organizaciones trabajan en nuevos productos o tratan de llegar a nuevos mercados y fracasan, cuando aparentemente tienen toda la capacidad para tener éxito.

Una buena solución suele ser observar cómo funcionan las startups (al menos las startups tipo) y aprender de ellas los tips para innovar.

Vale, ¿pero por qué son interesantes y qué puntos hemos de tener en cuenta?

1 – Indefinición de funciones

Aunque parezca una debilidad el que todos hagan de todo permite a las startups aumentar la diversidad de visiones y que sus miembros tengan una visión global de la organización y el mercado, no parcelada y fragmentada como en las empresas.

Consejo: Crea “grupos mestizos”, formados por miembros de varios departamentos para desarrollar proyectos concretos. Eso permitirá aumentar la diversidad de visiones y enfoques y lo transmitirá al resto de la organización.

2 – Piensan en el cliente

Sólo las startups que se preocupan en detectar una necesidad en el mercado son las que suelen tener éxito. Partir de una idea propia, por lo general basada en suposiciones sin validar, suele llevar al fracaso.

Consejo: No pienses en productos, piensa en necesidades. A partir de ahí crea soluciones y sé relevante para tus clientes.

3 – Gastan poco dinero

La obsesión con los presupuestos es contraproducente, porque en ocasiones no hace sino paralizar el proyecto. Las startups parten de la premisa de que no hay dinero, por lo que han de trabajar con estrategias lean, muy adecuadas para las fases de descubrimiento y validación, cuando lo más importante es la creatividad y la gestión flexible y de reflejos rápidos.

Consejo: Dedica recursos escasos a las primeras fases de desarrollo de producto. Un presupuesto amplio obliga más a justificar cada paso que a buscar resultados, y genera proyectos de desarrollo demasiado rígidos.

4 – Utilizan metodologías creativas y visuales

La formación de muchos emprendedores no es ni económica ni empresarial, por eso les puede resultar más interesante utilizar metodologías de visual thinking o design thinking, muy potentes por otro lado, y se olvidan de modelos más tradicionales y clásicos.

Consejo: Utiliza el juego en tus procesos de creación de producto e innovación. Trabaja con metodologías que todos entiendan y haga de estos procesos reuniones atractivas, motivadoras y divertidas. Mejorarán mucho los resultados.

5 – Pivotan

Las startups, al menos las que de verdad están bien gestionadas, suelen estar dispuestas a cambiar desde su producto (o solución a la necesidad detectada) a su mercado objetivo. Su flexibilidad y cómo la gestionen es una de las claves de su éxito (o fracaso).

Consejo: No pienses en un mercado en concreto, no busques un producto para ese mercado. Deja que esa necesidad detectada te dé la información que necesitas para descubrir el mercado potencial. Deja la formación del mercado objetivo para lo último.

6 – Se centran en el modelo de negocio

El modelo de negocio es clave para una startup, puede ser la diferencia entre la supervivencia o el fracaso. Curiosamente muchas empresas no son conscientes de su modelo de negocio, a pesar de que todas las organizaciones lo tienen, ya sean empresas, emprendedores u ONGs. Esto hace que no sean en muchos casos capaces de optimizar recursos y pierdan foco en sus mercados.

Consejo: Sé consciente y trabaja tu modelo de negocio. Experimenta, prueba, reflexiona e imagina cambios en él. Busca y descubre dónde eres más eficiente y si puedes ahorrar costes sin perder capacidad de respuesta a tus clientes y al mercado.

7 – Sueñan

Una startup está formada por soñadores. Es cierto que a veces son sueños equivocados que se pueden convertir en pesadillas, pero esa capacidad de soñar les hace no tener límites, ser hasta cierto punto un tanto osados y, por eso, trabajan siempre en los bordes del mercado y de la innovación.

Consejo: Piensa fuera de la caja, trata de encontrar soluciones diferentes y prueba con nuevas formas de pensar. No pongas límite a tus reflexiones ni a los de tus equipos. Los límites ya vendrán luego.

8 – Se equivocan

Y las buenas startups se levantan aprendiendo de sus errores. Es la clave para evolucionar y mejorar.

Consejo: Acepta el error y aprende de él, tanto el tuyo como el de tu equipo. La empresa es una organización humana y formada por seres humanos que se equivocan. Asúmelo.

9 – Son inestables

Una startup es una organización inestable que por su propia naturaleza varía constantemente. Desde su escasa implantación en el mercado hasta su necesidad de pivotar y cambiar de modelo de negocio, la startup se va adaptando al entorno y a la información que va recibiendo de él.

Consejo: No hagas de tu empresa una organización inestable, pero sí introduce la inestabilidad en tu organización creando “equipos mestizos” para proyectos concretos. No hagas tu empresa inestable pero sí la gestión de proyectos concretos. Aumentarás en creatividad y capacidad de innovación… siempre que seas capaz de gestionar la inestabilidad, claro.

10 – Cambian el mundo

Las startups no se adaptan al mercado, sino que tratan de cambiarlo. De eso depende su supervivencia, de que sean capaces de encontrar soluciones distintas a problemas antiguos o nuevas soluciones a problemas no atendidos. No es que las empresas no lo hagan, pero no siempre es su objetivo y, desde luego, no está en su ADN, como sí lo está en el de las startups.

Consejo:

Cambia el mundo. Así, a lo bestia. Piensa en grande, sin límites, no busques un hueco en el mercado en el que dormitar con tus productos y servicios. Sueña con ser la solución para los problemas de todos los seres humanos. Si soñamos con ser dioses podremos llegar a ser héroes, si sólo soñamos con ser reyes es posible que nos quedemos en vasallos.

Comentarios (1)
Responder

muy buen articulo, coincido plenamente en varios de los postulados, principalmente en que no debemos poner limites a nuestros sueños, tenemos que soñar alto, ya la terca realidad nos hará ubicarnos, pero que si es posible cambiar sino el mundo si parte de ese mundo, con creatividad, imaginación, talento y, por supuesto, innovación aplicada.
saludos y mucho exito

Comentar!

Comentario (requerido)

Puedes usar código HTML, con las siguientes etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)